Inicio
Generales
Politica
Deportes
Policiales
Frases de la semana
Opinion
Contacto
Mar de noticias en FacebookMar de noticias en Twitter

Jefe policial no identificó claramente a quienes lo agredieron
Nicolás Provenzano declaró en el juicio que se les sigue a Maximiliano y Guillermo Moyano




compartilo en las redes Compartilo en Facebook Compartilo en 144 caracteres
 


Viernes 18 de agosto de 2017


                                                             Por HUGO MÖLLER
                                                  (Redacción)

Nicolás Gustavo Provenzano no identificó a los sujetos que lo agredieron a tal punto que su vida corrió riesgo, en un hecho producido el 1 de marzo de 2015.

Por el ataque a Provenzano, que era jefe del Comando de Patrullas de Necochea en ese entonces, se hallan acusados los hermanos Maximiliano y Guillermo Moyano.

El jefe policial prestó declaración en la mañana de este viernes ante el Tribunal Oral Criminal Nº 1,donde se lleva a cabo el juicio oral a los hermanos Moyano por el delito de “resistencia a la autoridad y tentativa de homicidio”.

Provenzano fue convocado a declarar, ante una serie de contradicciones surgidas durante el debate oral. Fundamentalmente respecto de quiénes fueron los sujetos los que golpearon y efectuaron heridas cortantes con arma blanca, a punto tal de poner en riesgo su vida.
De acuerdo con el relato de algunos testigos, cuando Provenzano fue agredido salvajemente en el interior de una vivienda ubicada en calle 84 entre 47 y 49 los hermanos Guillermo y Maximiliano Moyano ya habían sido aprehendidos.

El jefe policial relató ante el tribunal la forma en que fue sorprendido por dos sujetos, introducido al interior de la vivienda, golpeado en la cabeza con elementos contundentes e incluso herido en el cuello con un arma blanca. Pero no identificó claramente a los agresores. Indicó con precisión que uno vestía una remera negra y el restante tenía el torso desnudo. Pero no señaló que fueran los dos jóvenes que están siendo juzgados.

Los incidentes que derivaron en este juicio se produjeron en las primeras horas del 1 de marzo de 2015, siendo su origen un enfrentamiento entre los propios hermanos Moyano, quienes –según testimonios- se hallaban notablemente alcoholizados.  La presencia policial, incluidos móviles y efectivos, derivó en que un grupo de personas atacara a piedrazos y disparos de arma de fuego a los patrulleros. Y luego se produjera la agresión a Provenzano.

El jefe policial aseguró durante el debate que había estado trabajando en las horas previas en la investigación del asesinato de Melisa Ortíz, empleada de un almacén, cometido la noche previa.  Y sostuvo que, estando en el lugar donde se produjeron los incidentes y ver el parabrisas de un móvil baleado, tuvo la intuición de que en el interior de la casa se hallaba el homicida con su arma.

Por esa razón, dijo, se dirigió hacia el lugar, en carácter de jefe de un grupo de policías. Aseguró que es norma en el conurbano bonaerense que los jefes encabecen los procedimientos, siendo seguidos por sus subordinados.
Oriundo de Avellaneda, Provenzano ha prestado servicios en el Gran Buenos Aires, pero también en Mar del Plata, Necochea y Tres Arroyos.

Provenzano, de 47 años, presta funciones actualmente en el conurbano bonaerense, pese a que fue condenado por un escandaloso robo de un botín por parte de policías, cometido en Tres Arroyos en 2014.

Por ese delito se lo condenó a cinco años de prisión, pero continúa en funciones debido a que no existe sentencia firme. Junto a otros dos policías, sustrajo dinero que dos ladrones le habían robado a un comerciante de Tres Arroyos, falsificando el acta de procedimiento.

La agente fiscal Silvia Gabriele pudo dar con el jefe policial, convocándolo para que prestara declaración este viernes 18, para lo cual viajó expresamente a Necochea.

Provenzano aseguró que cuando se hallaba en el lugar de los incidentes fue sorprendido por dos sujetos, que lograron introducirlo al interior de la vivienda. Allí le pegaron tres veces en la cabeza con un elemento de hierro, que supone pudo haber sido una plancha o una sartén, lo cual hizo que estuviera a punto desvanecerse en varias ocasiones. También intentaron apuñalarlo, pero no alcanzó a ser herido porque tenía puesto un chaleco de seguridad. Y lograron sí efectuarle un corte de arma blanca en el cuello. Previamente había recibido una trompada en la pera, golpe que derivó en una actual cicatriz.

Arrastrándose, golpeado y ensangrentado,  logró retirarse del interior de la vivienda, siendo trasladada en un móvil por la oficial Florencia Barrientos hacia el Hospital Municipal “Dr. Emilio Ferreyra”.

“Nació de nuevo, me dijeron los médicos”, reveló Provenzano al exponer ante los jueces Mario Juliano, Luciana Irigoyen Testa y Mariana Giménez, para dar cuenta de la gravedad de las heridas sufridas.
”Nunca pensé que en Necochea me podía pasar algo así”, expresó el jefe policial, quien reiteradamente dio cuenta de su experiencia como profesional en el conurbano bonaerense, señalando que allí la realidad es diferente, los enfrentamientos más cruentos y la metodología policial diferente. “No me gusta estar detrás de un escritorio”, subrayó el oficial, reiterando su predilección por la acción a la hora de actuar profesionalmente.

Los acusados Guillermo y Maximiliano Moyano son asistidos por la defensora oficial Laura Barbafina. 






 


    acroimagen
Mar de noticias - Registro intelectual en tramite - Necochea Argentina
Ingreso administradores