Inicio
Generales
Politica
Deportes
Policiales
Frases de la semana
Opinion
Contacto
Mar de noticias en FacebookMar de noticias en Twitter
Juzgan al conductor del vehículo que atropelló a Leonel de Azevedo
Por “homicidio culposo”. El accidente ocurrió el 23 de julio de 2013. La víctima tenía 20 años




compartilo en las redes Compartilo en Facebook Compartilo en 144 caracteres
 


Martes 6 de febrero de 2018


                                                     Por HUGO MÖLLER
                                           (Redacción)


Edgardo Angel Gaggero, de 51 años, comenzó a ser juzgado hoy por el delito de “homicidio culposo”, en relación con el accidente de tránsito en el que perdió la vida el joven Leonel de Azevedo, producido en la esquina de calles 50 y 69 de Necochea, donde actualmente se halla pintada una estrella amarilla alusiva a aquel hecho.

El accidente se produjo el 23 de julio de 2013 y Leonel de Azevedo, que tenía 20 años, falleció días más tarde, el 3 de agosto, tras haber permanecido internado en el Hospital Interzonal de Agudos de Mar del Plata.

Edgardo Gaggero conducía un automóvil Alfa Romeo, modelo 1993, que transitaba por calle 50, cuando embistió la moto en la que transitaba De Azevedo por calle 69.  Como consecuencia del impacto, el joven sufrió serias lesiones, siendo internado primero en el Hospital Municipal “Dr. Emilio Ferreyra”, debiendo ser trasladado más tarde a Mar del Plata.

El magistrado que lleva adelante el juicio oral y público es el juez correcional Ernesto Juliano, estando a cargo la acusación del fiscal Guillermo Sabatini. Como representante  del particular damnificado actúa el abogado Francisco Arrospide.

En tanto, Gaggero es asistido legalmente por el defensor oficial Marcelo Ruiz.

Frente al edificio de tribunales de la calle 87 y 6 fueron colocadas banderas y pancartas alusivas al episodio, mientras que en la sala de debate pudo observarse a la madre de la víctima, Andrea Colaízzo, quien ha venido llevando adelante una intensa campaña para crear conciencia acerca de la necesidad del respeto a las normas de tránsito, formando parte de un movimiento que impulsa el pintado de estrellas amarillas en cada lugar en el que ha perdido la vida una persona atropellada por vehículos.

En la primera jornada del debate, que tendrá continuidad el próximo viernes, el relato más contundente fue el del último testigo en prestar declaración, Cristian David Coronel, quien en aquella jornada del 23 de julio de 2013, entre las 19.30 y las 20, transitaba por la calle 50 en un vehículo, acompañado de su pequeño hijo.

Coronel explicó que al llegar al semáforo de calles 50 y 67 debió frenar porque estaba encendida la luz roja del indicador de tránsito. “Un auto negro me pasó a pleno”, dijo en alusión al vehículo Alfa Romeo conducido por Gaggero.

Según su testimonio, Gaggero no sólo habría cruzado esa esquina previa a la del accidente con el semáforo en rojo, sino que, además, pasó al otro vehículo por la derecha.  También relató que desde el habitáculo alcanzó a observar el accidente. “El chico –dijo con referencia a De Azevedo- venía pasando por 69 y (el auto) lo agarró al medio”.

Coronel reveló que su hijo temblaba por el impacto que le causó haber visto el accidente, añadiendo que tras la colisión observó “pedazos de moto por todos lados”. También aseguró que el conductor del Alfa Romeo “no disminuyó la velocidad”  tras pasar el semáforo, acotando que la misma “no era la normal para una calle” como esa.

Coincidiendo con otro testigo, precisó que Leonel de Azevedo, desde el piso, pretendía hablar, pero no se entendía lo que decía.

El defensor oficial sembró dudas durante el debate sobre la veracidad de lo relatado por Coronel, sugiriendo que podría estar armado para desfavorecer a Gaggero, teniendo en cuenta que se conoce con Andrea Colaízzo, madre de la víctima.  Marcelo Ruiz también hizo que constara en actas un croquis dibujado en un pizarrón, en base a lo relatado por Coronel, que no tendría coincidencias con una planimetría realizada por peritos policiales, contenida en la causa.

“No soy amigo íntimo, sólo la conozco a Andrea”, recalcó el testigo.

El primer testimonio fue brindado por Adolfo Peñinoli, médico forense y cirujano de Mar del Plata, quien hizo la autopsia al cuerpo de De Azevedo. Indicó que el joven tenía heridas graves, traumatismo de cráneo y fractura de mandíbula, entre otras lesiones.

También declararon en el juicio Rosa Rafaela Ibarra y su hijo Emiliano García, quienes residían a pocos metros del lugar del accidente, cerca del domicilio de Gaggero, ubicado en 50 casi 73. Ambos coincidieron en que veían pasar con frecuencia a Gaggero a bordo de una moto, pero sin infringir normas de tránsito.

David Gómez, integrante de Policía Científica; Magalí Ramírez y  Natalia María Rosa Lasaga fueron los restantes testigos que declararon en esta primera jornada.  Esta última, con su relato, provocó el llanto de Andrea Colaízzo. Fue cuando reveló que desde el piso, aun gravemente herido, el joven indicó el número de teléfono de un familiar para que le informen lo sucedido.  “Leonel reclamaba el casco”, acotó Lasaga.
Entre los testigos hubo coincidencias en que el pavimento se hallaba húmedo en aquella jornada, en tanto que hubo contradicciones en cuanto a la visibilidad, teniendo en cuenta que el accidente se produjo minutos después de las 19.30. 






    acroimagen
Mar de noticias - Registro intelectual en tramite - Necochea Argentina
Ingreso administradores