Inicio
Generales
Politica
Deportes
Policiales
Frases de la semana
Opinion
Contacto
Mar de noticias en FacebookMar de noticias en Twitter
Pidieron 10 años de prisión para José Jonathan Posse
Por promover y facilitar la prostitución junto a Patricia Astesano en 2015




compartilo en las redes Compartilo en Facebook Compartilo en 144 caracteres
 


Martes 6 de marzo de 2018

La pena de 10 años de prisión, fue solicitada para José Jonathan Posse, acusado de haber obligado a prostituirse a una joven, teniéndola en cautiverio, según denunció la víctima. La causa es caratulada “facilitación o promoción de la prostitución agravada y amenazas”.

La solicitud de condena fue realizada por el fiscal Horacio Sirimarco, tras haber brindado su alegato, asegurando que, a su criterio, durante el debate oral quedó demostrada la autoría del hecho por parte de Posse.
Los hechos se produjeron entre los días 14 y 15 de diciembre de 2015, en una vivienda de dos plantas, ubicada en la calle 521 Nº 3344, entre 572 y 574 de Quequén.

En esa vivienda se efectuó un allanamiento, luego que un hijo de la mujer mantenida en cautiverio efectuara la denuncia correspondiente. En ese momento se detuvo a la propietaria del inmueble, Patricia Astesano, así como a Jonathan Posse, quienes eran pareja en aquel entonces.

Patricia Astesano evitó ir a instancia oral, al haber acordado su abogado defensor un juicio abreviado por una pena de cuatro años de prisión de cumplimiento efectivo.

El defensor oficial asignado a Posse, Daniel Surgen, solicitó su absolución, libre de culpa y cargo, rechazando las acusaciones. No obstante, pidió que, para el caso de ser condenado, a Posse se le aplique el mínimo de pena.

Tras los alegatos del fiscal Sirimarco y del defensor Surgen, se le dio la oportunidad a Posse para que se exprese antes de conocerse el veredicto y sentencia, que ocurrirá el próximo lunes a media mañana.

“Es todo mentira”, sostuvo Posse, con relación a los testimonios brindados por la víctima, así como su hijo y otra mujer que ejercía la prostitución, alentada por Patricia Astesano.

“Soy un perejil acá”, afirmó Posse insistiendo en su presunta inocencia, negando haber amenazado a la mujer denunciante. “Hace 10 años que no uso un arma”, indicó, tras reconocer haber estado preso por otros delitos. “Me hizo mucho daño todo el tiempo que estuve en la cárcel”, manifestó.

Acusado de haber ejercido violencia de género contra la joven supuestamente mantenida en cautiverio, Posse negó totalmente haber atacado a la mujer.

“Yo he sufrido violencia de género. Una pareja me disparó 10 tiros”, reveló en medio de su relato ante los jueces Mario Juliano, Luciana Irigoyen Testa y Mariana Jiménez.

El fiscal Sirimarco relató que la mujer que denunció haber sido mantenida como rehén y obligada a ejercer la prostitución llegó a Jonathan Posse y Patricia Astesano en busca de ayuda, tras haber sido víctima de violencia de género, ejercida por su pareja.

Ante esta situación, indicó, le arrendaron un dormitorio de esa vivienda de calle 521 al 3344, comenzando al poco tiempo a ejercer malos tratos, que fueron derivando al cautiverio y ejercicio obligado de la prostitución.

Sirimarco indicó que del debate surge que Patricia Astesano amenazó con armas de fuego en la cabeza a la joven, señalándole que si no se prostituía la matarían. A partir de allí la propia Astesano se encargad de trasladarla hasta la avenida 59 y 78, junto con otra mujer, para que ejercieran la prostitución.

También la habrían obligado a hacerlo en el interior de vivienda de Quequén, encargándose de recaudar el dinero tanto Patricia Astesano como Jonathan Posse.

El fiscal Posse puso énfasis en el grado de vulnerabilidad en la que se hallaba la mujer, que además de haber sido previamente víctima de violencia de género ejercida por su pareja, padecía problemas psiquiátricos.  A su criterio, Posse y Astesano la sometieron a esclavitud.

Surgen rechazó las acusaciones a Posse, negó que en esa vivienda funcionara un bar y hubiese parroquianos, enfatizando que a su juicio no quedó acreditado que se haya mantenido relaciones sexuales en su interior con personas indeterminadas, tal como sería el caso del ejercicio de la prostitución, sino con una sola que estuvo plenamente identificada.

Surgen marcó también supuestas contradicciones de la joven, poniendo énfasis en una tendencia a la fabulación y la mentira de la misma. 








    acroimagen
Mar de noticias - Registro intelectual en tramite - Necochea Argentina
Ingreso administradores