Inicio
Generales
Politica
Deportes
Policiales
Frases de la semana
Opinion
Contacto
Mar de noticias en FacebookMar de noticias en Twitter
“La clave del éxito del modelo danés está en la confianza”
Lo dijo el ex ministro Bertel Haarder, definiéndolo como “un capitalismo con rostro humano”




compartilo en las redes Compartilo en Facebook Compartilo en 144 caracteres
 


Martes 16 de octubre de 2018


                                                              Por HUGO MÖLLER
                                           (Redacción)

 

Bertel Haarder no tiene dudas de que la clave del éxito del modelo danés de gobierno se basa en la confianza. En la confianza que se tienen entre los propios habitantes de Dinamarca. Y en la que los ciudadanos tienen respecto de los gobernantes.

El ex funcionario danés, que disertó este lunes en el restó “Sabe la tierra” de la villa balnearia, señaló que su país es uno de los que tiene mayor presión tributaria en el mundo, a la vez que su población es una de las más felices.

Definió al modelo de gobierno de Dinamarca como “un capitalismo con rostro humano”, caracterizado por su gran estabilidad tanto política como económica, producto de haber atado su moneda al marco alemán oportunamente  (luego al euro) y al aporte para la gobernabilidad que hace el único movimiento obrero existente, programando con anticipación las escasas medidas de fuerza que se realizan.  Y también al activo rol del movimiento cooperativo, así como al papel de instituciones intermedias, de las que surgen la mayoría de los dirigentes políticos.

Bertel Geismar Haarder, de 74 años, es el dirigente político que durante más tiempo ha ocupado cargos desde 1901 a la fecha. Fue ministro de Cultura, Salud y Educación, además de ser legislador en el Parlamento Europeo.

El ex funcionario danés, que ha visitado Chile en seis oportunidades y por segunda vez concurrió a la Argentina, recordó que Dinamarca sufrió guerras y destrucción, llegando a ser un país muy pobre, pero en la actualidad tiene una de las sociedades que tiene mejor estándar de vida.

Dinamarca cayó en todas las guerras en que incurrió. Con Suecia y Alemania perdió tierras, quedando reducido a un país pequeño. También fue vencida por Inglaterra y Noruega. Pero pudo sobreponerse, a criterio de Haarder, por su fuerte conciencia cultural

Esa conciencia cultural se vio reforzada por la irrupción de grandes figuras de la filosofía, las letras y la pintura. Se destacan, entre ellos el filósofo y teólogo Søren Kierkegaard (1813-1855), el escritor Hans Christian Andersen (1805-1975) y Nikolaj Grundtvig ( 1783 –1872), que fue nada menos que maestro, escritor, poeta, filósofo, historiador, pastor y político.

“Allá por la primera mitad del 1800 se produjeron obras de arte como nunca en la historia de Dinamarca”, destacó Haarder.

Buscando los orígenes del resurgimiento danés, afirmó que “un país puede sobreponerse si se tiene una fuerte voluntad” para lograrlo. Y Dinamarca tuvo como lema que “lo que se pierde hacia afuera hay que ganarlo hacia adentro”.

Derrotada militarmente y con menor territorio, comenzaron a cultivarse tierras hasta entonces inexplotadas. Y se le dio vital importancia a la educación, promoviendo oficios.

“MERCADO LABORAL PACIFICO”

Haarder destacó el importante rol de las cooperativas, formadas para la producción y venta de productos alimenticios como carne y leche. Y señaló que este movimiento “surgió desde abajo y no desde el Estado”.  Hoy ya no se limitan a lácteos y carnes: llegan a vender medicamentos y cerveza.

Un factor importante en la economía danesa es que tiene “un mercado laboral muy pacífico, donde existe un solo movimiento obrero”, a diferencia de Francia, por ejemplo, donde se producen más huelgas. “En Dinamarca se produce una huelga cada tres años y la realizan todos al mismo tiempo”, precisó el disertante. “Esto –acotó- demuestra que hay cooperación, que se trabaja mancomunadamente para la producción”.

La cooperación es, según Haarder, otra de las claves del actual bienestar danés. “Este modelo se basa en la confianza entre los daneses. Y de los daneses en sus autoridades. La confianza y la cohesión son claves. Hay encuestas que lo certifican. Dinamarca es uno de los países con la presión tributaria más alta del mundo y con la gente más felíz”, añadió el dirigente.

Haarder subrayó que “esto es posible cuando no hay corrupción”. Y recordó la frase de un dirigente chino pronunciada en un simposio del Banco Mundial: “Los países no son corruptos porque son pobres; son pobres porque son corruptos”. Y remató: “La corrupción es la mayor generadora de pobreza”.

El ex funcionario danés insistió en que “el movimiento cooperativo y las organizaciones intermedias son la base de la democracia de Dinamarca”.

Hizo mención a un período del país, a mediados del siglo XIX, en el que vivió una crisis muy grande, durante la cual a raíz de un conflicto prácticamente no se aprobaron leyes, quedando bloqueada la legislación.  “Todo anduvo mejor. No es una apreciación, sino una verdad histórica. Esto demuestra que no son los políticos los que generan el progreso, sino los ciudadanos. El progreso sólo pueden hacerlo los ciudadanos”.

BLOQUE NORDICO

Haarder considera que el bloque de países nórdicos, conformado por Dinamarca, Suecia, Noruega, Finlandia e Islandia, sumando las Islas Feroe y Groenlandia, debe tener un rol más destacado en la geopolítica internacional, sobre todo a partir de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea Y sostiene que no lo hacen porque siguen viéndose a sí mismos como países pequeños.

Existe un Parlamento Nórdico integrado por legisladores de esos cinco países, cuya producción en conjunto es igual a la de Rusia, contando además con una importante flota marítima.

“Los países nórdicos deberían jugar un rol más importante en Europa”, insistió, para añadir que todas estas naciones tienen “una gran estabilidad”.

Recordó que hoy todos los países nórdicos “son muy parecidos”, pero “no siempre fue así”,  ya que  Suecia y Dinamarca confrontaron en guerra, pero “hace 200 años que hay paz entre ellos”.

También habló sobre la guerra con Alemania, producto de la cual se corrieron límites hasta que en 1955 se firmó un acuerdo otorgando plenos derechos a las minorías” en territorios de conflicto.

“Los daneses estamos orgullosos de los valores de Occidente. Y vemos como amenaza  a Putin, Le Pen, al actual gobierno de Hungría y algunos dirigentes de Italia”, deslizó.

PRESION TRIBUTARIA

Consultado si la alta presión tributaria le resta competitividad a la economía danesa, Haarder respondió que ello no ocurre porque se pagan tributos en base a los ingresos, afectando más a las personas que a las empresas. “Cuanto más alto ingreso tiene una persona, mayor porcentaje tributa al Estado”, indicó.

Rechazó que el de Dinamarca sea un sistema socialista. “Se equivoca quien así lo afirma. Es una economía de mercado en un sistema capitalista, en el que hay libre competencia.  Es, puede decirse, un sistema capitalista con rostro humano”,  afirmó, para concluir que está escrito en la Constitución de su país que a través del Estado se debe gravar en mayor medida a quienes tienen más poder adquisitivo que a las personas de menores ingresos”.

Harder habló en danés durante toda la disertación, contando con la asistencia de Liz Petersen como traductora, ante un auditorio en el que pudo observarse la presencia de Steen Lerfeldt, ex pastor de la Iglesia Danesa de Necochea, entre otros.






    acroimagen
Mar de noticias - Registro intelectual en tramite - Necochea Argentina
Ingreso administradores