Inicio
Generales
Politica
Deportes
Policiales
Frases de la semana
Opinion
Contacto
Mar de noticias en FacebookMar de noticias en Twitter
Azcoiti: “Aquel 30 de octubre de 1983 festejamos casi todos en Necochea”
El ex legislador, a pedido del Comité Abásolo, reflexionó sobre el retorno de la democracia




compartilo en las redes Compartilo en Facebook Compartilo en 144 caracteres
 


Martes 30 de octubre de 2018

Pedro Azcoiti, que fuera concejal, legislador provincial y diputado nacional por el radicalismo, a pedido del comité partidario necochense, escribió acerca de lo que significó el 30 de octubre de 1983 para los argentinos. A continuación el texto completo de dicho escrito, a 35 años de aquella histórica jornada cívica:

 

Treinta y cinco años

Un día como hoy hace treinta y cinco años los argentinos reventábamos las urnas de votos.
Pregunta: ¿De dónde veníamos? 
El 24 de marzo de 1976 con la excusa de combatir las organizaciones armadas que se habían alzado contra el gobierno elegido en 1973, en el caso de los montoneros contra el que ellos mismos habían elegido, se daba el último golpe de estado, la dictadura militar iniciaba así las más sangrienta etapa de nuestra historia.
Desde 1930 una sucesión de golpes derrocaron gobiernos surgidos de la voluntad popular. Cada dictadura era un poco más dura que la anterior, hasta llegar al extremo cruento del 24/3/76. Muerte, desapariciones, tortura, prisión, exilio, eran moneda corriente; acompañado por una brutal censura y la destrucción del aparato productivo, tarea que completó el peronismo, en su variante menemista, en los 90.
Cabe precisar que en noviembre de 1973, durante el gobierno constitucional elegido ese año, hace su aparición, como método de represión sistemático, el terrorismo de estado, a través de las Tres AAA, con el atentado al Senador radical por la provincia de Chubut Hipólito Solari Yrigoyen.
Aquel 30 de octubre dábamos vuelta la página. 
Recuerdo haber escuchado de boca de Raúl Alfonsín “…los pueblos no salen de las dictaduras como quieren, salen como pueden”, y así fue. Luego de la derrota en la guerra de Malvinas, a la que nos opusimos desde la JR de la Provincia, coincidiendo con Raúl Alfonsín y Arturo Illia, todo se precipitó.
Fuimos los únicos que no tuvimos una transición pactada. Todos nuestros vecinos fueron recuperando la democracia como pudieron.
Quien firma votó por primera vez a los 28 años, en el 73 no llegué por unos meses, después de haber sufrido en carne propia la calidad de desaparecido.
Por eso, recordar aquellas elecciones de hace treinta y cinco años, la campaña electoral, ese despertar colectivo de ansias de participación, resulta un agradable ejercicio de memoria.
El clima preelectoral en Necochea no fue diferente al resto del país. Tantos años de temor, de marginación y restricciones no solo políticas sino de todo tipo, provocó un gran afán de protagonismo, de escuchar y debatir propuestas, de participar, que superó todos los cálculos previos. 
Afiliarse, acercarse a un partido, sumarse a los actos de campaña, eran cosa de todos los días. Participar era la consigna.
Noches de pintadas y pegatinas. Cuando el presupuesto lo permitía unas tiritas de asado. Después café, pucho y algo más espirituoso que un simple café en interminables trasnochadas. Eran comunes mesas compartidas entre militantes de diferentes partidos. Discusiones calientes, pero con altura y respeto.
Así, Necochea fue testigo de una sucesión de actos; si bien la actividad política nunca se paralizó del todo, fue desde la legalización de los partidos que ésta se incrementó. En nuestro caso pasaron por nuestra ciudad Raúl Alfonsín, en innumerable cantidad de veces, Arturo Illia, Conrado Storani, Roque Carranza, Carlos Alconada Aramburu, entre otros. También desde la Juventud Radical se organizaron varias actividades entre ellas un seminario en abril de 1982 en el que se elaboró el histórico documento sobre Malvinas. 
El 12 de marzo de 1983 fue el último acto de Raúl Alfonsín en nuestra ciudad antes del 30 de octubre. En aquella oportunidad desbordó el “Piso de Deportes”. Más tarde pasaba lo mismo en un asado popular en la Seis Esquinas en Quequén donde además le cantamos el feliz cumpleaños, ese día cumplió 56 años. Algo estaba pasando, hombres y mujeres de todas las edades y de todas las extracciones políticas se dieron cita tanto en el acto como en el asado. Comenzaba a gestarse el triunfo.
Al mismo tiempo por aquellos días la dictadura preparaba la retirada dictando la ley de autoamnistía. Alfonsín prometió anularla y juzgar a los responsables. Así lo hizo. Su principal rival, el peronista Italo Luder, sostenía que era imposible avanzar en ese sentido por lo que no se juzgaría a nadie.
Se sucedieron actos y marchas, acompañábamos a Alfonsín las veces que podíamos. La última al obelisco unos días antes del 30. Más de un millón de personas allí fue, al día siguiente el peronismo reunió una cantidad similar.
Desde Necochea partimos en dos colectivos que fueron bancados con el esfuerzo de todos los que fuimos. Allí había desde viejos radicales que no podían creer lo que estaba sucediendo hasta estudiantes secundarios que daban sus primeros pasos en la militancia.
Llegó el día. En nuestra ciudad, festejamos casi todos, nosotros por el triunfo de Alfonsín y Armendáriz, el peronismo por el triunfo de Taraborelli.
Permítaseme un recuerdo personal. Luego de fiscalizar en “El Nacional”, llegué al comité a entregar las planillas, todavía recuerdo los ojos llenos de lágrimas de los viejos radicales, entre ellos, los de mi padre, con quien me estreché en un interminable abrazo que aún hoy siento.
Claro que no vivimos en un país perfecto y no es la nuestra una democracia perfecta. Por supuesto que hay todavía muchas deudas pendientes.
Terminar con la exclusión social y la marginación, redistribuir de manera más justa el ingreso, combatir la pobreza, garantizar la seguridad ciudadana, promover el desarrollo integrado y armónico de las distintas regiones del país, ofrecer una educación de excelencia, consolidar y mejorar la calidad institucional, son solo algunas de esas deudas. 
A 35 años de haber recuperado la democracia, es justo y válido recordar, valorar y reflexionar sobre el significado de este aniversario y el gran protagonista de aquella jornada: Raúl Alfonsín.

Pedro Azcoiti

 






    acroimagen
Mar de noticias - Registro intelectual en tramite - Necochea Argentina
Ingreso administradores