El jurado popular declaró culpable de intento de femicidio al ex policía Ortega

En 2017 agredió a tiros a su ex pareja Marisa Astudillo. Resta ahora dictarse la sentencia



Sàbado 9 de febrero de 2019

Rubén Ortega fue declarado culpable de intento de femicidio.  El jurado popular, integrado por 12 ciudadanos lo dispuso por unanimidad. El ex policía apoyó sus dos manos sobre la cabeza cuando escuchó el dictamen en la tarde de este viernes. Resta ahora que la jueza Mariana Giménez dicte sentencia, siendo prevista una pena máxima de 25 años de cárcel.

A Ortega se lo declaró culpable por haber atacado a tiros a su ex pareja, Marisa Astudillo, el 21 de abril de 2017. El violento episodio se produjo en un inmueble de calle 102 bis al 4100 del Barrio 9 de Julio. Allí vivían ambos, aunque se hallaban separados. La mujer, que recibió tres disparos por la espalda cuando intentaba huir del ataque de Ortega, salvó milagrosamente su vida, pero le quedaron severas secuelas.

El jurado popular consideró que prácticamente fue un “fusilamiento” lo que intentó Ortega, al dispararle cuando la mujer quedó atrapada en las rejas del frente de la vivienda. Los disparados fueron efectuados con el arma reglamentaria que el entonces policía tenía en su poder. Dos de los proyectiles dieron blanco en la región hemotoráxica con orificio de entrada y salida en el cuerpo de Marisa Astudillo. Tras el juicio la mujer deberá ser intervenida quirúrgicamente una vez más, previéndose la posibilidad de que pierda el habla definitivamente.

El fiscal Eduardo Nuñez estuvo a cargo de la acusación, siendo felicitado por el jurado popular por el trabajo desarrollado, la obtención de pruebas y el aporte de testigos.

El reconocido abogado penalista marplatense César Sivo tuvo a cargo la defensa de Ortega, poniendo énfasis en su estrategia en sindicar al imputado como enfermo de celos (celotipia), procurando que la pena sea atenuada.

Otro reconocido abogado marplatense, Julio Razona, actuó como representante del particular damnnificado. “En Necochea vencimos el maltrato de 20 años de un asesino perverso. Valiente y digna Marisa Astudillo. Fue un honor representarla”, escribió en cuenta de Facebook tras culminar el debate.

En su declaración Ortega hizo un relato que incluyó desde el momento en que conoció a Marisa Astudillo en una confitería de Mar del Plata hasta el momento de efectuarle los tres disparos. Reconoció haber sido muy celoso y controlador, señalando sus temores de que Marisa lo dejara, describiendo a la mujer como bella y esplendorosa. En contraste, manifestó que se sentía “viejo” y “gordo”.  
También llegó a decir que tenía “complejo de inferioridad”, refiriéndose en tal caso a la diferencia de edad, indicando que en alguna oportunidad debió aclarar que Marisa no era su hija, sino su esposa.

También habló en gran medida de sí mismo, dando cuenta de desavenencias en su seno familiar, incluyendo engaños amorosos entre sus padres. “En la familia de Marisa encontré lo que no tenía en la mía”, llegó a expresar durante el debate oral y público.

Ortega admitió también que llegó a expresarle a Marisa sus dudas sobre la paternidad de los dos hijos que ambos tienen.
Dando excesivos detalles innecesarios, a tal punto que la jueza Giménez le indicó que se circunscribiera a cuestiones vinculadas con el caso, el parsimonioso relato de Ortega estuvo en consonancia con las declaraciones de su abogado César Sivo: sin negar la autoría del hecho, pero procurando mostrarse como víctima de celotipia, por lo cual no habría actuado fríamente, sino influenciado por los desmedidos celos.  



Municipalidad de Necochea



Mar de noticias - Registro intelectual en tramite
acroimagen