Puente Ezcurra con nueva traza y un costo de u$s 8.900.000

Fue presentado el proyecto elaborado por la empresa Consulbaires



Sábado 30 de noviembre de 2019

La nueva versión del Puente Ezcurra tendría una nueva traza, descartándose totalmente la vieja estructura, podría construirse en el término de dos años y su costo es de ocho millones y medio de dólares.

La nueva traza sería prácticamente paralela a la que tenía el puente derrumbado con la inundación de 1980, aunque se evitaría a abrupta curva que aquel tenía en la margen de Quequén. El ancho del pavimento sería de 8.50 y a ambos márgenes se contaría con tres metros de cada lado para ser utlizados por peatones y ciclistas.

El proyecto técnico, elaborado por la empresa Consulbaires, fue presentado este viernes ante el directorio del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén, encabezado por su presidente Arturo Rojas.

"Cuando volvamos a tener tasas accesibles, vamos a tener que seguir empujando este proyecto. Un proyecto necesario para toda la comunidad. Toda la comunidad portuaria, todas las instituciones intermedias y todo el arco político de la ciudad tenemos que seguir empujando para que este proyecto de reconstrucción sea una realidad", expresó Rojas tras la presentación, que contó con la presencia de vecinos que desde hace largo tiempo vienen bregando por la reconstrucción del antiguo Puente “Ignacio Ezcurra” o la construcción de uno nuevo. Leonardo Giorgetti, José Luis Gelemur y Oscar Choy fueron algunos de ellos.

Rojas reconoció que el giro que dio la economía tras las realización de las elecciones primarias atentó contra la financiación de esta obra, pero se manifestó confiado en que pueda concretarse en poco tiempo. En tal sentido recordó las dificultades que hubo oportunamente para el financiamiento de la obra de dragado, que finamente pudo materializarse.

El funcionario confía en que el sector privado mantenga su compromiso de hacerse cargo de los costos de esta obra, una vez que haya mayor certidumbre respecto del rumbo de la economía nacional
Rojas se basa en que entre los principales beneficios, el nuevo puente brindará una salida rápida hacia las plantas de acopio, que mayoritariamente se hallan en Quequén. No tendrían que atravesar la zona urbana de Necochea. Se reducirían los tiempos, se acortarían distancias y se minimizarían costos de fletes. De modo que, en el transcurso de poco tiempo se amortizaría  el dinero a invertir en la construcción del puente, que demandaría unos 24 meses.

Uno de los obstáculos a vencer para poder concretar la construcción de este puente es que, debido a la nueva traza, ocuparía tierras que hoy son privadas. De manera que habría que adquirir las mismas o bien proceder a la expropiación de las mismas.




Municipalidad de Necochea



Mar de noticias - Registro intelectual en tramite
acroimagen